Cafés especiales de origen

laderas-del-tapias-104-1024x576

Rodrigo Alberto Peláez. CEO Laderas del Tapias.

Los cafés especiales de origen: café regional y café de finca (Estate Coffee), valorados por la calidad de taza, son los únicos que transfieren valor justo y real al productor. Los cafés especiales por preparación o con sellos de sostenibilidad no reconocen sobreprecios remunerativos al esfuerzo realizado para producirlos. Son negocios de los trilladores y de las empresas multinacionales que expiden sus propias certificaciones sometiendo al productor a códigos de conducta diseñados por ellos y explotados comercialmente en sus mercados alcanzando alto valor.

Por lo anterior reitero que nos quedan a los productores pequeños y medianos los cafés de origen ligados a calidad en taza. La producción de estos cafés requiere condiciones ambientales y de procesos, que permitan expresar todo su potencial sensorial, mejorando las prácticas en todos los procesos del cultivo y en la cadena de custodia que se configura una vez sale el producto de las fincas hasta llegar al tostador.

En nuestra estructura actual de negocios estos cafés están quedando en manos de comercializadores especializados que se hacen a su propiedad con mínimos sobreprecios. Estos cafés los vemos fácilmente en tiendas o coffe shops especializados en Europa, EE.UU., Corea, Japón, alcanzando cifras de dos dígitos de dólar por libra. La mayoría fueron comprados en Colombia a un precio un poco por encima del café contrato C de la bolsa de Nueva York que es el que determina el valor de nuestro café colombiano tipo Federación (Commodity).

Modificar lo anterior requiere una reingeniería que involucre a todos los actores de la cadena productiva del café especial. La actual cadena de intermediarios debe evolucionar a una red inteligente de cooperación donde cada eslabón sea un aliado estratégico en una estructura de valor compartido, hasta el tostador final. Los negocios se hacen entre productores y comprador final, se contratan los servicios logísticos con los aliados estratégicos, se genera transparencia y disminución en los costos de transacción.

El productor como principal generador de valor debe implementar procesos que permitan mejorar y mantener su calidad, cada eslabón logístico debe salvaguardar la integridad del producto hasta el comprador final. En esta estructura se genera un negocio de relación directa con el microtostador y es la forma en que el productor puede capturar valor para su producto.

Existe una tendencia importante en compradores de microlotes a tratar detener negocios de relación directa con los productores evitando en lo posible intermediarios. En este espacio se abre una nueva modalidad de negocios para representantes de los orígenes (jóvenes empresarios) ofertados ante estos clientes ávidos de cafés diferenciados. Facilitar la participación de productores en ferias de cafés especiales y en ruedas de negocios es muy importante. La FNC, Procolombia, secretarías de Agricultura deben ser facilitadores de estas iniciativas.

La capacitación es el eje fundamental de todo este planteamiento, se debe integrar cada paso para que cada uno vaya logrando objetivos y no frene la dinámica de la cadena. Esto requiere la construcción de una estructura organizacional basada en conocimiento, ciencia, tecnología, información, aprovechando la institucionalidad que debe liderar procesos de diferenciación y

sofisticación en el producto. La financiación de proyectos destinados a competitividad en el campo, debe evolucionar hacia créditos con reglamentación diferente a las tasas comerciales de consumo que pagamos hoy. El destino de los recursos debe ir a competitividad no a subsidios.

En este campo Caldas tiene todo un reto por delante, así lo han entendido otros departamentos que están impulsando fuertemente estas iniciativas desde la institucionalidad y la academia. Apostarle, creer, apoyar, desarrollar, explorar y explotar el gran potencial que tiene Caldas para producir café especial es nuestro reto.

«La actual cadena de intermediarios debe evolucionar a una red inteligente de cooperación donde cada eslabón sea un aliado estratégico en una estructura de valor compartido, hasta el tostador final»

Deja un comentario

Comparte este artículo!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on google
Share on email
Share on whatsapp
Share on pinterest